0142006

La blogocosa™ ha arrancado con fuerza este año. En la lísta de los 500 españoles más influyentes en 2006 que publica el diario El mundo, concretamente en el apartado los 25 de internet figuran los que podemos considerar sin duda auténticas referencias a seguir dentro del panorama de bitácoras españolas: Ignacio Escolar, José Cervera, Enrique Dans, Javier Candeira y Juan Valera. Obviamente no están todos los que son dentro de la blogocosa™ pero constituyen visita obligada dentro de mi trasiego diario por el agregador de feeds (y tú también deberías echarles un vistazo de vez en cuando ;-) ). Tras un año repleto de parabienes en el universo de las bitacoras una noticia como esta no parece augurar que este 2006 no sea otra cosa que la confirmacion del fenómeno.

Sin embargo hay algo que, más allá de la demasiado bien ponderada relación señal/ruido, puede comenzar a ser sintomático. Tras leer la entrevista que La Voz de Galicia realiza a José Luis Orihuela (otro de mis imprescindibles) no puedo evitar cierto desasosiego y no por no coincidir en alguno de sus postulados, más bien porque el fondo del mensaje no termina de convencerme. Estoy de acuerdo en que este año es el de maduración y consolidación del fenómeno blog como una nueva manera de entender la información como contenido abierto, más participativa, pero afirmaciones como que:

… el periodismo tradicional reconoce que pierde el protagonismo de la gestion del espacio publico…
… Internet está democratizando la información y los medios sociales se están convirtiendo en un contrapeso frente al poder político y mediático …
… los blogs están provocando un cambio social y cultural…

me parecen, cuando menos, demasiado optimistas, lo que no evita que sean hipótesis deseables.

Hagamos el ejercicio de contextualizar todo esto confrontándolo con la dura realidad de las cifras: no hace mucho tiempo comentábamos, coincidiendo con el Día de Internet, que según un estudio de la Fundacion BBVA un 63% de los españoles nunca ha accedido a la red, cuestión que se agrava en sectores poblacionales de mas de 50 años. Un escueto porcentaje de los internautas sabe qué es el RSS o los utiliza. Conceptos tales como sistemas de gestión de contenido o agregadores sociales pertenecen al mundo de la ciencia ficción para una inmensa mayoría. De esta realidad proviene ese desasosiego. Mientras buena parte de la blogocosa™ se vanagloria de sus logros, sus promedios de visitas únicas, decide si le gustan más los conejos o los búhos y continúa nutriéndose endogámicamente la brecha digital sigue separando personas según edad y recursos económicos y culturales.

Es indudable que hay bitácoras con un contenido excelente, pero no por ello podemos considerarlas una revolución cultural y social, no al menos todavía, máxime cuando parece que la blogocosa™ comienza a jerarquizarse y establecerse a distintas velocidades entre los que tienen acceso y conocimiento del medio y los que permanecen como espectadores indolentes. Esto es, conseguir usuarios de este canal de comunicación que pueden ser las bitácoras y no consumidores.

Compártelo

Sin comentarios a “Demasiado optimismo”  

  1. Sin comentarios

Escribe un comentario






Bad Behavior ha detenido 411 intentos de acceso durante los últimos 7 días.